dimecres, 12 de febrer de 2020

UN POEMA DE L'ANY 1974

Ací teniu un poema que vaig escriure quan tenia 15 anys. Com veieu, el tren ha estat una constant en la meua obra:

El tren me espera, mas hoy como siempre
partirá sin mí.

Hoy, mañana, ayer. Mi tiempo
es el disecado paisaje de un ansia contenida.
Los minutos, las horas, todo se confunde
en una sucesión absurda
de instantes.

El tren me espera, para llevarme
a ese suave y secreto refugio
donde cielo, mar, luna y arena se confunden
y así forman una indivisible unidad.
Sin embargo, hoy como siempre
partirá sin mí.

Yo lucho por destruir los cristales de mi alcoba
y escapar, pero mis manos de hueso y carne
son como todas las manos: inútiles,
incapaces de atrapar lo irreal.

Lejos, donde solo mi mirada alcanza,
está mi anhelado universo,
porque no tengo otra obsesión
que la de forjar imposibles.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada