dissabte, 7 de setembre de 2013

"MUERTE", DE "OTRAS VOCES"

No es complacencia vana sino pura debilidad
aquello que nos incita a callar lo que sólo aparece
como una secuela de algo y lo tememos
cual si fuera su germen, cuando es lo cierto
que nada origina y carece, por tanto, de guadaña.
No es complacencia vana, tan solo un desafío
a la verdad confundir el fruto con la causa.
Si tuviera cara, su mirada podría ser triste
y de probada inocencia, porque su empeño
no es esparcir la desolación, ni su afán urdir
sutiles asechanzas. Es su oficio tan solo estampar
su sello en lo que otros obraron, desvelar
la calma que adviene al rostro maltratado,
para que nadie dude cuando lo mire de frente.
Con un pie en el estribo para coger impulso
o aguardando impasible en cada umbral, es posible
distinguir la fuerza que socava cuanto existe,
con sus nombres y orígenes tan diversos,
mas el desenlace de sus acciones nunca cambia,
y es el final, no lo olvidemos, sólo la consumación
de un empeño que podría no existir o ser menos fiero.
Perdida su guadaña, pues, cabría inventar
otras maneras más justas de expresar
todo ese dolor que nos desborda y humilla,
pues no puede el horror ser designado
por el inerte resultado de su tránsito,
sino por lo que es cuando se ensaña y ofende,
siempre antes de que sobrevenga su efecto.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada